¿Cuál es el mejor momento para comer antes de entrenar?

¿Cuál es el mejor momento para comer antes de entrenar?

Para realizar un buen entrenamiento, elegir una comida adecuada antes, con un correcto balance de carbohidratos, proteínas y grasa, debe ser una prioridad importante para cualquier deportista.

Algunos consejos específicos te ayudarán a hacer buenas elecciones que se adapten a tu tiempo y gustos.

Cuando sea posible, realiza una comida completa de 2 a 4 horas antes del entrenamiento o carrera. Pero muchas veces no dispondrás de este tiempo, y hay personas que sufren de molestias intestinales cuando entrenan con el estómago lleno, habiendo comido con poco tiempo de margen con el entrenamiento. En estos casos, cabe la posibilidad de realizar un pequeño snack de 100-300 kcal, 20-60 minutos antes de la práctica deportiva.

Lo ideal es que haya tiempo suficiente para que hacer la digestión, sobre todo en personas sensibles a entrenamientos con el estómago lleno. Comer algo copioso justo antes de entrenar puede hacernos sentir incómodos. En realidad, el cuerpo no está diseñado para comer una gran comida y hacer ejercicio al mismo tiempo. Pero tampoco se debe dejar tanto tiempo como para que esa energía ingerida se utilice para otras cosas antes de realizar ejercicio, lo que podría hacer que se sintiese hambre durante el entrenamiento.

Por lo tanto, si realizas la comida 2-4 horas antes de entrenar, puedes realizar una toma grande, de 400-700kcal o aproximadamente 10kcal por kg de peso corporal. Cuando comiences el entrenamiento, el objetivo será sentirte cómodo/a, ni con el estómago lleno, ni hambriento/a. Si no dispones de tanto tiempo, cuanto más cerca al entreno realices la comida, menor cantidad debes consumir.

Pero lo cierto es que, en la práctica, resulta complicado planificar exactamente la hora a la que realizar la comida pre-entreno, debido a imprevistos en el trabajo o familia, viajes, etc. Aún así, lo mejor será intentar planificar las comidas para poder sobrellevar estos imprevistos.

  • Para un entrenamiento por la tarde, realizar un pequeño snack de merienda es sencillo y hay muchas opciones fáciles de llevar.
  • Si elige (o te toca) entrenar a medio día, antes de comer, toma un buen desayuno y complementarlo con un snack a media mañana será la mejor opción.
  • Por último, para los deportistas madrugadores que realizan su entrenamiento a primera hora, una pequeña toma al despertarse, junto con un buen desayuno recuperador tras el entreno puede ser una idea excelente. Por otro lado, está también la posibilidad de entrenar en ayunas, siempre y cuando no haga que disminuya la intensidad y sea compatible con el tipo de entrenamiento que toque ese día.