Consejos para entrenar en Invierno

Consejos para entrenar en Invierno

Si nos equipamos bien y nos mentalizamos, podemos sacar partido a esos días de invierno en los que tenemos excusa para no salir… pero también para hacerlo.

Como son habituales las preguntas, todos los años, de cómo podemos entrenar cuando llega el frío de invierno y a veces la lluvia, y son muchas las dudas que nos entran antes de salir porque no sabemos si vamos a pasar demasiado frío o nos vamos a mojar, y a la larga puede ser contraproducente en nuestro rendimiento.

No salgas sólo

Esto lo extendería a todo el año, para mayor seguridad tuya y mayor tranquilidad de tu familia, pero especialmente en invierno, se te hará más ameno, pasaras menos frío y los coches te verán mejor si vas en grupo en condiciones de poca visibilidad.

Sé previsor

Mirar el tiempo frecuentemente, y si es necesario ajustar tu entrenamiento a las horas del día (si es posible) o a los días que mejor tiempo va a hacer es necesario. Si mañana bajan mucho las temperaturas o entra una borrasca, quizá tengas hacer hoy lo que te tocase mañana, siempre que no trastoque tus planes, tu entrenador debería entenderlo (o incluso proponértelo él) y mañana hacer rodillo en casa.

Equipa tu bici

Un buen guardabarros, mejor que los ass saver, aunque no sea estético. Nos quitan casi todo el agua que salpican las ruedas, que muchas veces nos moja más que el que cae del cielo. Además, si tienes dos juegos de ruedas reserva unos con cubiertas de invierno para estas fechas.

¿Variamos?

Una salida de BTT puede ser nuestra salvación porque por lo general hace menos frío en los bosques, senderos… y al mover más el tren superior entramos antes en calor, y si no nos importa mancharnos, es muy divertido, nos ayudará a trabajar la técnica y nos hará salir de nuestra zona de confort. Diferentes estímulos siempre son beneficiosos para nuestro entrenamiento.

Si estás en tu semana libre, o en periodo de preparación específica en la que deberías entrenar más, y te tocan series, no te asustes. Programa el entreno para salir a hacerlas y volver a casa lo más rápido posible, puedes calentar antes en el rodillo, y cuando llegues completar el entreno también en él. Aunque siempre habrá algún valiente que sea capaz de cascarse todas las series en el rodillo…

Cuando salgas, que sea a buen ritmo. Muchos días gélidos nos cuesta mucho entrar en calor, porque nos metemos a rueda del grupo y apenas apretamos; lo que necesitamos es aumentar la intensidad, para generar más calor.

Abrígate bien

Hay un dicho famoso en las grupettas en invierno, “no existe el frío, sino la ropa mala” y no le falta razón. Hoy han evolucionado los tejidos, y si elegimos bien podemos sobrevivir a temperaturas bajo cero, a las tormentas o viento fuerte, aunque no deja de ser incómodo. Cubrirte bien partes críticas como pies, manos, la garganta, la frente y las orejas, es fundamental.

¿Hay subidas y bajadas?

Entonces tendremos que ir jugando con los chalecos o cortavientos, abriéndonos al subir para no sudar en exceso, y tapándonos bien al bajar. Si va a ser una bajada muy larga podemos incluso llevar un chubasquero sólo para esa, y el resto del entreno en un bolsillo.

¿Hay carrera?

Pues no te abrigues tanto que ya entraras en calor. Se decía que “el que lleva chubasquero no coge la fuga” y es verdad que nos frena mucho cara al aire. Quizá para correr debemos elegir prendas mas ceñidas, que luego nos podamos quitar con facilidad, echándonos crema calentadora para compensar que llevamos menos capas.

Algo caliente para el cuerpo

Toma algo caliente antes de salir, o a mitad de la ruta, como caldo, café; y puedes llevar te caliente en el bidón, que aunque no durará mucho, nos ayudará durante un tiempo. Un buen café antes de salir casi es un “must” para empezar con un poco de chispa.

(fuente: Noel Martín Infante. Entrenador Nacional de Ciclismo. www.RendimientoFisico.es / www.TandemOlimpico.es / @NoelRendiFisico)

Entrena con ADN Ciclista

Entrena con ADN Ciclista