Cómo organizar una puesta a punto (tapering)

Cómo organizar una puesta a punto (tapering)

La puesta a punto (o tapering) es el momento en que se hacen los preparativos finales, se afina el estado físico y se disminuye la fatiga.

También es un momento en el que, dada la proximidad de tu carrera, puedes estar preocupado cuando las cosas no salen según lo planeado. Incluso el mejor entrenamiento puede descarrilarse si la puesta a punto no se ejecuta correctamente. Entonces, ¿qué puedes hacer para realizar una buena puesta a punto?

¿Más fatiga de la esperada?

Todos los ciclistas quieren estar lo más en forma posible el día de una carrera. Esto significa tratar de ejecutar los entrenamientos adecuados, en el momento adecuado, para preparar el cuerpo para los rigores del día de la carrera. Sin embargo, para algunos ciclistas, el temor de que se haya ganado una condición física insuficiente hace que quieran ‘seguir entrenando’ durante su período de puesta a punto.

Si te encuentras en una posición en la que estás cerca del día de la carrera y te sientes más cansado de lo esperado, no todo está perdido.

En primer lugar, prioriza el descanso sobre todo lo demás.

Independientemente de los ajustes programados, ninguna cantidad de esfuerzo compensará a un cuerpo fatigado el día de la carrera. En su lugar, trabaja los estiramientos, el rodillo de espuma y la recuperación activa para tratar de ayudar a la recuperación y la reparación muscular.

También deberás centrarte en el sueño, la hidratación y la nutrición para brindar al cuerpo las herramientas que necesita para recuperarse.

Si bien omitir los entrenamientos planificados puede parecer estresante, debes saber que el descanso será lo que te lleve a la línea de salida lo más saludable y en forma posible.

La planificación no va según lo planeado

Cualquier ciclista sabe que incluso los mejores planes cambiarán cuando se trata de combinar el día a día con el entrenamiento. El período de puesta a punto (tapering) no es menos susceptible a estas interrupciones, y cada ciclista eventualmente experimentará un evento inesperado que hará que cambie el plan original de puesta a punto.

Cuando esto suceda, es importante saber qué priorizar para que la preparación de la carrera siga su curso.

Primero, los días de descanso siempre deben tener prioridad. Durante la puesta a punto, la mayor parte de la condición física de un ciclista ya debería haberse ganado, por lo que apretar en los entrenamientos finales normalmente solo sirve para agregar más fatiga de la necesaria. Dependiendo de cuán prolongada sea la interrupción, prioriza los entrenamientos que se consideren críticos o necesarios, estas sesiones no deben omitirse.

A medida que se acerca el día de la carrera, recuerda que los entrenamientos de intervalos se vuelven menos importantes que el descanso y la preparación mental.

Uno de los efectos secundarios más a menudo pasados ​​por alto, de un programa interrumpido es el componente mental. Asegúrate de estar lidiando con estos cambios mental y emocionalmente para asegurarte de estar 100% preparado para el día de la carrera.

Valor de Forma inferior a lo previsto

El objetivo de cada ciclista es llegar al día de la carrera con la mayor cantidad de ‘buenos entrenos’ que sea posible. Podemos cuantificar este estado físico con métricas de rendimiento de nuestro diario de entrenamiento como la carga de entrenamiento, que nos dice cuánta condición física tiene un ciclista en un momento dado. El objetivo de la puesta a punto (tapering) es mantener la carga de entrenamiento lo más alta posible al tiempo que se minimiza el Valor de Fatiga para poder llevar el Valor de Forma hasta un valor positivo.

Las métricas de Carga de Entrenamiento, Valor de Fatiga y Valor de Forma son datos que tienen disponibles los ciclistas que entrenan con ADN Ciclista a través de nuestro Diario de Entrenamiento.

Estado de forma de un ciclista

Este proceso suele ser tanto arte como ciencia, pero la clave para una puesta a punto productiva es no priorizar la carga de entrenamiento por encima de lo demás. Esta “lucha por el buen estado físico” solo sirve para producir un Valor de Fatiga que es demasiado alto y un Valor de Forma demasiado bajo.

Si bien una carga de entrenamiento alta puede ser un buen indicador del estado físico general y la preparación para la carrera, demasiada fatiga y mala forma pueden descarrilar una carrera mucho más fácilmente que una carga de entrenamiento ligeramente más baja de lo planeado.

Si es posible, respeta tu plan de puesta a punto (tapering), independientemente de la carga de entrenamiento que lleves acumulada. La puesta a punto no es el momento de estar en forma, sino de permitir que tu cuerpo se “ponga en forma” para que estés listo para correr.

La puesta a punto puede ser un momento delicado para muchos ciclistas que tratan de equilibrar la forma física, la fatiga y la preparación mental. Ya sea que experimentes contratiempos, te sientas demasiado fatigado o no veas el nivel de condición física que se planificó, cualquier circunstancia puede llevarte a adaptarte. Pero si te inclinas hacia el descanso y la recuperación sobre el estado físico, incluso un día de entrenamiento menos puede ser gratificante el día de la carrera.

(fuente: Taylor Thomas)

¿No sabes cómo organizar tu entrenamiento?

Entrena con nosotros y descubre como obtener tu mejor rendimiento encima de la bicicleta.

Entrena con ADN Ciclista

Entrena con ADN Ciclista