5 consejos para mantener una buena alimentación en vacaciones

413
5 consejos para mantener una buena alimentación durante las vacaciones

Las vacaciones pueden causar estragos en tus hábitos alimenticios. Pero no te desesperes. Aquí tienes cinco consejos rápidos y simples para mantener una buena alimentación durante las vacaciones.

1. No cambies tu dieta normal, especialmente si ya tienes buenos hábitos alimenticios.

Por ejemplo, no te saltee una comida en previsión de una gran comilona. Este es un error muy común. Toma tus comidas normales a la hora habitual y encontrarás que comes menos en las comilonas familiares y con los amigos.

2. Come antes de llegar a una reunión familiar o social.

Con la gran cantidad de alimentos disponibles en la mayoría de las reuniones festivas, es muy fácil comer en exceso. Una forma de minimizar esto es tomar una comida ligera antes de llegar al evento. Porque si no tienes hambre, es mucho menos probable que comas en exceso.

3. Evita beber calorías.

Es posible que te sorprendas por la cantidad de calorías en muchas bebidas típicas de vacaciones (ya sea en invierno, verano o Semana Santa). Un solo vaso de alguna de estas bebidas puede contener entre 150 y 350 calorías. Quizás piensas que no es mucho, pero seguro que no bebes sólo un vaso… Por lo tanto, intenta beber mucha agua en su lugar.

4. Desarrolla un plan de alimentación.

No dejes tus opciones nutricionales al azar, especialmente en los días de las reuniones familiares. Calcula de antemano qué y cuándo comerás. Y después mantente en tu plan. Asegúrate de incorporar los alimentos que realmente disfrutas. Ahora no es el momento de tratar de eliminar tus hábitos alimenticios poco saludables. Hay muy pocas posibilidades de que tengas éxito en este aspecto. Solo trata de comer porciones sensatas e incorporar muchos alimentos saludables y nutricionalmente densos, como las verduras también.

5. No tengas miedo de consentirte… un poco.

Estás de vacaciones, diviértete. No te estreses tratando de evitar todos los alimentos “malos”. Si quieres un pedazo de pastel, cómelo. Si quieres algunas galletas, adelante. Simplemente no exageres. Si te preocupa exagerar, haz un trato contigo mismo para evitar los postres hasta tu última comida del día (en lugar de comerlos durante el día). Es menos probable que te excedas en este punto.

Sigue estos simples consejos y pasarás las vacaciones sin un aumento significativo de peso o la culpa que le sigue.

(fuente: Tyrone Holmes)