¿Debes modificar tus objetivos a mitad de temporada?

91
¿Debes modificar tus objetivos a mitad de temporada?

Ahora que estás a punto de llegar a la mitad de tu temporada, es hora de revisar tus objetivos y hacer ajustes.

Todos tenemos objetivos en mente al comienzo de la temporada. Somos libres de elegir cualquier evento que queramos; establecer los objetivos que queremos; y soñar tan grande como podamos.

Existen tres categorías principales en el momento de definir un objetivo:

  • Resultado
  • Rendimiento
  • Proceso

Es fácil entusiasmarte con tus objetivos de resultado, que son los resultados finales de tu esfuerzo, como ganar tu grupo de edad o calificarte para un campeonato nacional o incluso mundial. El problema con solo establecer metas de resultados es que no tienes control total sobre ellos. Podrías ganar a todos tus amigos, tener la mejor carrera de tu vida y aun así no lograr tus objetivos de resultado porque otra persona apareció ese día y te venció.

Entonces, el siguiente paso es establecer metas de rendimiento. Tienes mucho más control sobre tus objetivos de rendimiento que sobre tus objetivos de resultado porque no dependen de otras personas. Cómo actúas es completamente individual. Algunos ejemplos de estos objetivos son terminar una prueba de resistencia o aumentar su FTP (potencia de umbral funcional) un valor de n vatios.

Para alcanzar tus metas de rendimiento, puedes establecer objetivos de proceso. Tienes control total sobre los objetivos de tu proceso porque son tus acciones; son los métodos del día a día, semana a semana, que te permiten crear responsabilidad por ti mismo.

Entonces, digamos que hiciste tus deberes al principio del año y que has establecido metas apropiadas. Esa fue la parte fácil. Ahora que estás a punto de llegar a la mitad de tu temporada, es hora de revisar tus metas y hacer ajustes. Incluso si de alguna manera has logrado evitar todas las tensiones y la imprevisibilidad de la vida, es probable que aún haya algunas cosas que puedes hacer para mejorar.

Hay tres situaciones de progreso en las que los ciclistas se encuentran en esta época del año:

1. No has progresado tanto hacia los objetivos que describiste al comienzo de la temporada.

Antes que nada, no te estreses. Si te encuentras en esta categoría y has cumplido con los objetivos del proceso, simplemente debes reducir las metas de rendimiento o aumentar/ajustar los objetivos del proceso. Agrega un día adicional de entrenamiento de fuerza por semana. Ve a la cama 30 minutos antes. El factor más importante para esta categoría es ser honesto acerca de lo que has estado haciendo dentro de tu zona de confort para salir de ella.

2. Ya has cumplido tus objetivos para la temporada.

¡Gran trabajo! Sienta bien estar adelantado a lo previsto. El desafío ahora es no caer en la complacencia. Si te encuentras en esta categoría, o bien te esforzaste mucho, o tus metas eran demasiado conservadoras.

No importa cómo hayas llegado aquí, hacer ajustes es la única manera de seguir progresando. Las metas de tu proceso están funcionando, por lo que debes establecer unas mayores metas de rendimiento y metas de resultado. Si tienes una tendencia a establecer objetivos conservadores y de fácil acceso, es posible que te contengas. No tengas miedo al fracaso. Ponte a prueba para establecer tu próxima ronda de objetivos un 5-10% más alta que donde normalmente los establecerías. Date la oportunidad de alcanzar nuevos límites.

3. Estás en camino de completar tus objetivos según lo planeado.

¡Felicidades! No solo estableciste metas apropiadas, sino que te mantuviste comprometido con el proceso. Si has hecho todo lo correcto para llegar aquí, mantenerte concentrado y comprometido es algo de lo que has demostrado ser capaz, así que tu desafío es seguir.

Sin embargo, estar bien encaminado con tus metas no siempre es una indicación de que no necesitas hacer ajustes. Esta categoría puede ser la más desafiante porque no está claro qué tipo de ajustes puedes hacer. Estás haciendo todo bien, pero ¿qué podrías estar haciendo mejor? Siempre hay algo que aprender, ya sea sobre entrenamiento, tecnología o algo sobre ti mismo. Los deportistas más exitosos en cualquier deporte están constantemente tratando de encontrar la forma de adelantarse a las situaciones, en lugar de simplemente seguirlas.

Sé honesto

Al evaluar en qué situación te encuentras, sé honesto acerca de si has cumplido o no las metas del proceso. Es fácil mirar hacia atrás y determinar si has alcanzado o no tus metas de resultado, ya sea que hayas ganado la carrera o no. También es relativamente sencillo averiguar si has alcanzado tus objetivos de rendimiento.

Las metas de proceso, por otro lado, requieren un poco más de excavación, y un poco más de humildad para reconocerlos. Pero es imposible determinar tu eficacia, y tu alineación con tu rendimiento y objetivos de resultado, si solo los haces a veces. Los objetivos de proceso deben seguirse todo el tiempo.

Si te encuentras en una situación diferente a la esperada, y no has cumplido con las metas de proceso, ese es un gran lugar para comenzar. Consigue 8 horas de sueño cada noche, haz tus estiramientos después de cada entreno o mantente comprometido con el entrenamiento de fuerza. Cualquiera sea el objetivo de proceso, asegúrate de que sea todos los días, todas las semanas, todas las veces. Una vez que hayas marcado esa casilla, puedes hacer una evaluación precisa de si estos objetivos de proceso te están llevando sistemáticamente en la dirección correcta.

(fuente: Laura Marcoux)